Técnicas de riego del césped. Regar en profundidad para alargar las raíces del césped. Ventajas y dificultades.

Regar en profundidad para así alargar las raíces del césped es una teoría a la que me he suscrito al cien por cien. Durante las 2 últimas temporadas he ideado y mejorado los programas de riego para regar el césped durante más tiempo cada riego pero menos riegos en total. Así, si en España lo típico es regar 2 veces al día (unos cinco minutos cada vez) todos los días durante los meses de verano, mi intención ha sido conseguir regar sólo 1 vez en semana unos 70 minutos. Más información sobre las técnicas de riego del césped.

Problemas del césped causados por el riego
Problemas del césped causados por el riego son evidentes. Cuando uno riega 2 veces al día, el musgo, las enfermedades causadas por hongos y las malas hierbas hacen su aparición ineludiblemente. ¿Por qué? Porque el agua que estas tres cosas necesitan está ahí mismo, accesible. El musgo necesita agua para vivir y extenderse, las malas hierbas la necesitan para germinar y enraizar, y el agua mezclada con el calor del verano es el mejor caldo de cultivo para los hongos que producen las enfermedades del césped. Al regar 2 veces al día el agua siempre está disponible para los 3 problemas mencionados.

Regar solo una vez por semana
Cuando regamos una sola vea a la semana, en teoría, las raíces del césped buscarían el agua en la profundidad de la tierra, y no en la superficie. Si la superficie está seca seis días a la semana difícilmente pueden arraigar malas hierbas o cualquier otra planta; el musgo se secaría y los hongos tampoco tendrían el agua necesaria para brotar. Es lógica y cierta esta teoría, pero conseguir que las raíces se alarguen no es tan fácil como parece.

Cambiar el sistema de riego poco a poco
Para empezar si el césped está acostumbrado a recibir agua todos los días y además 2 veces, invariablemente tendrá raíces muy cortas y cortarle el agua drásticamente lo mataría. Por lo tanto hay que hacer el cambio gradualmente, poco a poco. Yo empecé cortando 1 de los riegos diarios, el de la noche, y alargué el de la mañana. El siguiente paso fue regar cada 2 días y así sucesivamente. Por cada riego que suprimía añadía ese tiempo de riego al riego que permanecía. Así regaba por la mañana cada 2 días durante 20 minutos. Esto, claro, en las zonas planas donde el césped no está en pendiente. La pendiente tiene una serie de problemas en los que ahora no voy a entrar. Ver programa de riegos.

Por qué puede fallar esta forma de regar
Después de 2 años batallando con el césped y los riegos, llegué a la conclusión que algo estaba fallando. Tenía partes del césped muy verdes y bonitas junto a otras totalmente secas. Las dos eran regadas por la misma agua durante el mismo tiempo. No era cuestión de falta de agua, si no, todo estaría seco. Hace una semana decidí levantar el césped para ver la razón. Y la razón era que las raíces del césped en esas partes secas no podían profundizar más de unos 5 centímetros pues había piedras, trozos de ladrillos y capas de cemento que habían enterrado los albañiles al acabar la construcción de la casa. Nuestro fallo había sido no asegurarnos que antes de plantar el césped se labrara la tierra a uno 30 centímetros de profundidad y que todos los restos de la obra se habían eliminado por completo.

Moraleja: Una preparación adecuada del suelo antes de sembrar el césped es fundamental para el buen desarrollo del mismo. Cómo preparar el terreno antes de sembrar el césped será mi próximo post.