Los pensamientos, flores de temporada templada

Los pensamientos son flores de temporada templada, mis preferidas para poner en una gran jardinera que cruza de arriba abajo una buena parte de mi jardín. Yo los planto a finales de septiembre, cuando el calor del verano ya ha remitido y me duran hasta junio del año siguiente ¡unos 8 meses! Es una flor muy bonita y vistosa con una buena variedad de colores, amarillo, granate, morado, blanco, azul y naranja. Mis colores preferidos para mi jardín son una combinación de amarillo y granate.

Pensamientos morados
Pensamientos morados

Cultivo y cuidados de los pensamientos
Los pensamientos son fáciles de cuidar, pues necesitan poco más que riego y aportaciones periódicas de abono. Se pueden plantar en jardinera o macetas en cualquier tipo de tierra bien drenada, para evitar que las raíces se pudran, y a pleno sol o semi sombra, donde reciban al menos cinco horas de luz solar. Al plantarlos, las raíces de los pensamientos deben estar húmedas y debemos dejar unos 15 ó 20 centímetros entre plantas para que puedan desarrollarse libremente. Una vez plantados debamos aplicar abono y regarlos. Una buena capa de corteza de pino ayudará a retener la humedad y protegerá las raíces de los pensamientos del frio invernal.

A partir de ahí, los pensamientos necesitarán unos 3 centímetros de agua por semana, por lo que habrá que regarlos si las lluvias no proporcionan la cantidad de agua necesaria. El agua de riego debe aplicarse por las mañanas directamente en la tierra evitando que caiga sobre las flores y hojas. Para conseguir una floración abundante es necesario retirar las flores marchitas, para que no formen semillas, y abonarlos cada cuatro semanas. Si usamos abono de liberación lenta, sólo serán necesarias dos aportaciones de abono, una al plantarlos y otra a finales del invierno.

Como reproducir los pensamientos
Los pensamientos se reproducen a partir de semillas. Se siembran las semillas a finales del verano en un lugar interior oscuro y fresco, unas 8 semanas antes de plantarlos en las macetas o jardinera donde pasarán la temporada. Las semillas germinan a las 2 o 3 semanas después de sembradas.