Un injerto es la parte de una planta con una o más yemas, que, aplicada al patrón, se suelda con él. Definición de la Real Academia Española (RAE).

En la propagación de los vegetales por injerto se unen dos partes diferentes de dos plantas diferentes (siempre que sean de la misma especie o de una especie muy próxima) para conseguir una única planta. Esta nueva planta se favorece de una base ya desarrollada y resistente a las enfermedades y condiciones de su zona, así como de la calidad del fruto de la variedad injertada.

La base o pié donde se aplica el injerto se conoce como patrón o porta injerto.

injerto en higuera

injerto en higuera

Este método de propagación se usa sobre todo para propagar vegetales leñosos, como arbustos ornamentales y frutales.

En el caso de un frutal propagado por injerto se utiliza un pie de un árbol ya establecido y resistente pero que produce fruto de calidad inferior. A ese patrón le aplicaríamos un esqueje de un frutal de la misma especie, pero de un árbol menos resistente que el árbol receptor y que a la vez produce fruto de mejor calidad.

Esta es una técnica muy antigua. Para hacer un injerto tomamos la planta receptora y hacemos un corte, por ejemplo cortando una rama. En ese corte introducimos un tallo o rama de la planta que queremos injertar y los unimos de forma que se establezca un flujo de savia entre las dos plantas. Para que se fundan las dos plantas tenemos que cubrir la unión con una cera, taparla con paño y atarla con cuerda para evitar que se separen.  Ver la foto de un injerto en una higuera.

En el proceso de unión se forma un tejido de cicatrización. Cuando el esqueje o la yema se haya unido al patrón y formado una sola planta, esta producirá hojas, ramas, y fruto.