La hortensia, Hydrangea macrophylla, es una de las primeras plantas que empecé a cuidar en mi jardín. Me habían regalado 2 macetas con unas flores enormes, unas de color rosa y las otras azuladas. Me dijeron que las hortensias no debían estar al sol, así que las coloqué a la sombra de un gran abeto. Sin saberlo, las puse en un lugar ideal. Sólo florecieron una vez durante la temporada, pero sus espectaculares flores duraron casi seis semanas. En el otoño perdieron las hojas y parecía que la planta estaba muerta, pero por falta de saber qué hacer con ellas las dejé en el mismo lugar, eso sí corté sus flores ya secas. A la primavera siguiente, para mi alegría, aquellas yemas, que en sus ramas parecían totalmente secas, comenzaron a hincharse y se convirtieron en unas hojas de un color verde brillante.

hortensia, hydrangea macrophylla

hortensia, hydrangea macrophylla

He aprendido mucho durante los últimos años desde aquella primera experiencia con flores de jardín. Lo primero es que las hortensias si se plantan en el suelo, se convierten en un gran arbusto de hasta dos metros de altura y segundo lo fácil que son de propagar a partir de los recortes de la poda una vez que hayan perdido las hojas.

Cultivo y cuidados de la hortensia

Por mi propia experiencia sé que la hortensia no es nada difícil de cultivar, pero seguro es por la zona donde resido, un lugar con abundantes pinos y con inviernos relativamente suaves—la temperatura no suele bajar a menos de -5ºC y eso en las noches más frías. La abundancia de pinos hace que la tierra sea ácida, lo que es ideal para las hortensias. El clima seco no es el ideal para las hortensias, pero eso tiene fácil solución; aquí regamos las hortensias abundantemente todo los días durante el verano. Así, los tres elemento principales para tener éxito en el cultivo de las hortensia son: tierra ácida, mucho agua (sin que se produzcan encharcamientos) y luz del sol no directo en las plantas.

En cuanto a la cantidad de agua que necesitan las hortensias, es muy fácil de saber pues la misma planta te avisa. Si ves que sus hojas se ponen lacias te está avisando de que necesitan agua. Las verás recobrar vigor casi de inmediato cuando reciben agua.

Una nota sobre la acidez de la tierra y el color de las hortensias según he podido leer el color lo da la acidez del suelo. Las de flores azules tienen un nivel de acidez más alto. Las rosadas están en un medio más alcalino. Sin embargo yo he tenido en una misma zona hortensias con flores rosas, azules y blancas como se puede apreciar en la foto. Para obtener flores azules, sólo es necesario comprar en el vivero azulador de hortensias, que es un producto a base de hierro. Ese mismo producto vale para combatir la clorosis, enfermedad de las hortensias que hace que sus hojas amarilleen.

Es buena práctica abonar las hortensias a principios de la primavera con un fertilizante para plantas ácidas siguiendo las indicaciones del fabricante. Es decir mezclar el fertilizante con la cantidad de agua indicada, aplicar en suelo húmedo y nunca en horas de máxima insolación. La mejor hora para regar y fertilizar es siempre durante las horas más frescas del día.

Enfermedades y plagas de las hortensias

Las hortensias son resistentes a las enfermedades y plagas. Esto lo sé, de nuevo, por experiencia propia, pues en los doce años que llevo cuidado hortensias, todavía no he tenido que tratarlas ni una vez por alguna enfermedad o plaga. De todas formas, si buscamos información encontramos que pueden tener una enfermedad, ya mencionada arriba, llamada clorosis que hace que las hojas se pongan amarillas. La clorosis no es otra cosa que falta de hierro y se puede solucionar con el mismo producto que se usa para azular las flores. Si aparecen manchas marrones en las hojas o un polvo blanco, esas son enfermedades causadas por hongos y se tratan con un fungicida.

En cuanto a plagas podemos encontrar el pulgón verde y la araña roja. Los dos son fácilmente reconocibles y tratables con un insecticida o un acaricida, según la causa del problema.

Poda de la hortensia

Debemos podar las hortensias todos los otoños después de la caída de la hoja. Dependiendo del clima de la zona donde cultivemos las hortensias, la poda se puede hacer antes del invierno o después. En esta zona, la poda de la hortensia se hace normalmente en octubre. La podamos con tres finalidades: controlar su tamaño, rejuvenecer la planta y darle mejor porte. Según la altura que queramos que tenga la planta la siguiente temporada, cortamos de las ramas que han florecido una parte, dejando siempre no menos de 3 nudos en cada rama. También quitamos de la base ramas torcidas o endebles. Si queremos rejuvenecer la planta, cortamos las ramas mas viejas muy cerca de la base, para así estimular nuevas yemas. Yo todos los años reservo algunos esquejes de la poda para empezar plantas nuevas.

Propagación de la hortensia

La propagación de la hortensia es por división de la planta o por esqueje. La división de la mata se podría hacer fácilmente si tuviéramos la hortensia en maceta, pero si la planta está en tierra la división resulta un poco más difícil.

propagar hortensias por esquejes

propagar hortensias por esquejes

En este caso, lo más fácil es escoger unos esquejes de la poda, lo mejores, los más grandes y rectos, y que tengan 3 yemas. Los insertamos en una maceta que hayamos preparado con tierra ácida y colocamos la maceta en un lugar protegido del jardín a pasar el invierno (ver foto). La primavera siguiente tendremos nuevas hortensias.