Saber cuándo abonar el césped y cada una de las plantas de nuestro jardín y además hacerlo en su justo momento es tan importante como utilizar el producto adecuado. Como regla general tenemos que tener en cuenta las condiciones del terreno y que las plantas estén en proceso activo de crecimiento para que el fertilizante utilizado sea aprovechado.

Cuándo abonar el césped
Los prados requieren varias aplicaciones de abono durante el año. Cuatro aplicaciones son las recomendadas: a principios y finales de la primavera y a principio y finales del otoño. Durante la primavera el césped se regenera. El fertilizante al comenzar la primavera fortalece las raíces y le prepara para la temporada.

Foto de jardin

El fertilizante a finales de la primavera ayuda a recuperar la energía. Si tenemos malas hierbas en el césped este es el momento de usar un herbicida post-emergencia para controlarlas.
Los céspedes de temporada fría, como el English ryegrass, se benefician más del abono o fertilizante aplicado en el otoño. Después del abono mineral aplicado a principios del otoño, se debe aportar materia orgánica o mantillo al comenzar el invierno. En la primavera conveniente aplicar una menor cantidad de fertilizante y suprimirla en el verano para evitar problemas en el césped. Por el contrario, los céspedes de temporada cálida, como el Bermuda, deben fertilizarse durante el verano.

Cuándo abonar los árboles
Por regla general no es necesario abonar los árboles del jardín a no ser que se pretenda mejorar su aspecto o que crezcan con más vigor o si sabemos que tienen carencias de nutrientes. Las especies autóctonas y las resistentes a la sequía no necesitan abono alguno. Por el contrario, los árboles jóvenes (diámetro del tronco inferior a 15 cm ó 6 pulgadas) se pueden beneficiar del abonado, que se suprimirá una vez el árbol esté establecido. A finales del invierno o principios de la primavera se puede hacer una aplicación de nitrógenos, Si se abona a finales de la primavera se debe usar un fertilizante soluble.

Cuándo abonar los frutales
Los frutales se abonan en marzo, al principio de la primavera, y en otoño antes de la caída de la hoja y de iniciarse el reposo invernal cuando la planta ya no pueden absorber los nutrientes.

Cuándo abonar los rosales
Para los rosales recién plantados es preferible esperar hasta después de la floración antes de aplicar un fertilizante, esto si el terreno donde se ha plantado el nuevo rosal ha sido debidamente preparado. Los rosales ya existentes necesitarán ser abonados antes de que los primeros capullos empiecen a aparecer. Los rosales requieren frecuentes aplicaciones de fertilizante durante la temporada (cada 2 ó 3 semanas) aunque en pequeñas cantidades.

Cuándo abonar flores anuales y perennes
Marzo es el mes indicado para comenzar el abonado de las flores, al principio de la primavera antes de que empiecen a florecer. Las flores anuales se beneficiarán de una aplicación de fertilizante líquido cada 2 semanas. Las perennes cada 4 semanas.