Técnicas de riego del césped. Regar en profundidad para alargar las raíces del césped. Ventajas y dificultades.

Regar en profundidad para así alargar las raíces del césped es una teoría a la que me he suscrito al cien por cien. Durante las 2 últimas temporadas he ideado y mejorado los programas de riego para regar el césped durante más tiempo cada riego pero menos riegos en total. Así, si en España lo típico es regar 2 veces al día (unos cinco minutos cada vez) todos los días durante los meses de verano, mi intención ha sido conseguir regar sólo 1 vez en semana unos 70 minutos. Más información sobre las técnicas de riego del césped.

Problemas del césped causados por el riego
Problemas del césped causados por el riego son evidentes. Cuando uno riega 2 veces al día, el musgo, las enfermedades causadas por hongos y las malas hierbas hacen su aparición ineludiblemente. ¿Por qué? Porque el agua que estas tres cosas necesitan está ahí mismo, accesible. El musgo necesita agua para vivir y extenderse, las malas hierbas la necesitan para germinar y enraizar, y el agua mezclada con el calor del verano es el mejor caldo de cultivo para los hongos que producen las enfermedades del césped. Al regar 2 veces al día el agua siempre está disponible para los 3 problemas mencionados.

Regar solo una vez por semana
Cuando regamos una sola vea a la semana, en teoría, las raíces del césped buscarían el agua en la profundidad de la tierra, y no en la superficie. Si la superficie está seca seis días a la semana difícilmente pueden arraigar malas hierbas o cualquier otra planta; el musgo se secaría y los hongos tampoco tendrían el agua necesaria para brotar. Es lógica y cierta esta teoría, pero conseguir que las raíces se alarguen no es tan fácil como parece.

Cambiar el sistema de riego poco a poco
Para empezar si el césped está acostumbrado a recibir agua todos los días y además 2 veces, invariablemente tendrá raíces muy cortas y cortarle el agua drásticamente lo mataría. Por lo tanto hay que hacer el cambio gradualmente, poco a poco. Yo empecé cortando 1 de los riegos diarios, el de la noche, y alargué el de la mañana. El siguiente paso fue regar cada 2 días y así sucesivamente. Por cada riego que suprimía añadía ese tiempo de riego al riego que permanecía. Así regaba por la mañana cada 2 días durante 20 minutos. Esto, claro, en las zonas planas donde el césped no está en pendiente. La pendiente tiene una serie de problemas en los que ahora no voy a entrar. Ver programa de riegos.

Por qué puede fallar esta forma de regar
Después de 2 años batallando con el césped y los riegos, llegué a la conclusión que algo estaba fallando. Tenía partes del césped muy verdes y bonitas junto a otras totalmente secas. Las dos eran regadas por la misma agua durante el mismo tiempo. No era cuestión de falta de agua, si no, todo estaría seco. Hace una semana decidí levantar el césped para ver la razón. Y la razón era que las raíces del césped en esas partes secas no podían profundizar más de unos 5 centímetros pues había piedras, trozos de ladrillos y capas de cemento que habían enterrado los albañiles al acabar la construcción de la casa. Nuestro fallo había sido no asegurarnos que antes de plantar el césped se labrara la tierra a uno 30 centímetros de profundidad y que todos los restos de la obra se habían eliminado por completo.

Moraleja: Una preparación adecuada del suelo antes de sembrar el césped es fundamental para el buen desarrollo del mismo. Cómo preparar el terreno antes de sembrar el césped será mi próximo post.

Programa de riegos y horario

Hoy he actualizado el programa de riegos y horarios que había desarrollado hace varias semanas, cuando entendí el papel tan importante que tiene el riego en la salud y apariencia del césped y del jardín en general. Aprovechando que tengo el riego automático instalado y un programador con capacidad para 9 riegos diferentes, he podido programar 4 riegos que tienen en cuenta todos los aspectos importantes para las características de mi jardín. Estos aspectos incluyen: la mejor hora para regar, la frecuencia de los riegos, la cantidad de agua a aportar, las zonas a regar y las condiciones del terreno (en mi caso el terreno está en pendiente).

Frecuencia del riego

Según los artículos que he leído de algunos expertos de Estados Unidos, profesores universitarios, es preferible regar menos veces más intensamente que su contrario, mas veces durante menos tiempo. Sugieren regar una sola vez por semana. El objetivo es conseguir que el césped y las plantas en general desarrollen raíces profundas para que tenga menos necesidad de agua a diario. Como ya mencioné, esto contribuiría a evitar el musgo, los hongos, las malas hierbas y las calvas que estos producen en el césped.

Hace unas semanas puse en marcha mi objetivo de regar una vez por semana, para lo que estoy cortando el número de veces que riego por semana poco a poco. Entonces pasé de 2 veces al día todos los días, 14 veces por semana, a 1 vez al día todos los días, 7 por semana. Después de 2 semanas empecé a regar 1 vez cada 2 días, o sea 4 veces por semana. Así he regados las últimas 2 semanas con resultados bastante satisfactorios, aunque no perfectos. El césped está muy verde aunque se ha secado por algunas partes donde le da el sol todo el día, ese sol intenso e implacable del verano castellano. Como he estado fuera, de vacaciones, no he podido controlar las zonas más soleadas, pero el problema tiene solución fácil, riegos adicionales con la manguera hasta que se recupere.

Para entender los programas de riego que incluyo a continuación es preciso dar algunas explicaciones. Primero tengo 5 zonas de riego. La zona 1 es de césped en terreno plano y se riega con difusores. Las zonas 2 y 3 son jardineras de flores de temporada, bulbos, arbustos y árboles. Se riega por goteo. Además de los goteros, tengo varios micro-difusores en las líneas de goteo que proporcional riego adicional a algunas zonas del césped. La zona 4 es de césped, se riega con difusores y está en una zona de mucha pendiente. La zona 5 es la más grande e inclinada. Se riega con aspersores.

Horario del riego

Mi actual programa de riegos se lleva a cabo cada 3 días y tiene una duración total de 96 minutos. Los cuatro riegos programados son: A, B1, B2, B3. El programa A incluye todas las zonas.

Programa A

Zona

Hora inicio

Minutos riego

1

4:45

0:12

2

4:57

0:20

3

5:17

0:20

4

5:37

0:03

5

5:40

0:08

Hora acabado

5:48

63 minutos

Como se puede apreciar, las zonas 1, 2 y 3, se riegan solamente con el programa A, sin embargo las zonas inclinadas 4 y 5 tienen 4 riegos diferentes, con una hora de separación entre cada uno. El objetivo es conseguir que el agua penetre en las zonas en pendiente, en vez de deslizarse por la pendiente una vez que la superficie esté saturada.

Programa B1

Zona

Hora inicio

Minutos riego

1

4:30

0

2

4:30

0

3

4:30

0:00

4

4:30

0:03

5

4:33

0:08

Hora acabado

4:41

11 minutos

Programa B2

Zona

Hora inicio

Minutos riego

1

6:30

0

2

6:30

0

3

6:30

0:00

4

6:30

0:03

5

6:33

0:08

Hora acabado

6:41

11 minutos

Programa B3

Zona

Hora inicio

Minutos riego

1

7:30

0:00

2

7:30

0:00

3

7:30

0:00

4

7:30

0:03

5

7:33

0:08

Hora acabado

7:41

11 minutos

Como se puede observar los programas B1, B2 y B3 son idénticos pero con una diferencia, la hora de inicio del riego. La zona 4 se riega por un total de 12 minutos repartidos en cuatro riegos de 3 minutos, mientras que la zona 5 se riega por un total de 32 minutos repartidos en 4 riegos de 8 minutos cada uno. De nuevo, el objetivo de tantos mini riegos es conseguir que el agua penetre profundamente y no se pierda cayendo por la pendiente una vez que se sature la superficie del terreno en cuesta.

Riegos y el agua del cielo

Para regar un jardín, no hay nada como el agua del cielo. Parece que el césped crece más alto y más denso. Las flores adquieren un color intenso, como si se les hubiera inyectado vida. Todo tiene un aspecto mucho más bonito. En esta parte de España no estamos acostumbrados a ver tanta lluvia como está cayendo últimamente, bastante durante abril, casi todo el mes de mayo y ahora en junio. Parece más un mes de otoño que de primavera. Pero no nos quejemos. Después de varios años de sequía ver caer la lluvia es una verdadera bendición.

El agua de la lluvia es tan buena que deberíamos hacer como los agricultores de antaño cuando no había agua de regadío, mirar al cielo con frecuencia para ver cuándo y cuanto va a llover. Hoy en día en vez de mirar hacia arriba, lo que haríamos es mirar en internet, las páginas con información del tiempo. Así, sabiendo de antemano que va a llover, yo movería algunas macetas que ahora está, bajo alguna especie de techo que impide que le llegue el agua de la lluvia. También aprovecharía para cubrir esas calvas que me quedan en el césped con un poco de tierra nueva y sembrar nuevo césped con semillas de repoblado.

Aun así, con toda el agua que está cayendo, yo tengo el riego automático programado y preparado para que se ponga una vez por día, aunque está desconectado de momento, pues con tanta lluvia no hace falta. Supongo que dejará de llover pronto y si será necesario ese riego temprano por la mañana. Lo tengo programado para las 5.45 de la mañana. ¿Por qué tan temprano? Por dos razones, es mejor para las plantas y me causa menos problemas con los tubos del riego, las conexiones y los goteros.

Sólo le veo un defecto a tanta lluvia, el mismo que al riego automático cuando hay demasiada agua, y es el musgo que aparece—si ese del que yo creía ya me había deshecho. Ha vuelto a aparecer por varios sitios. Pero ese es otro tema y de él tengo mucho que hablar.