La Caléndula, marigold

La caléndula, también conocida como  marigold en inglés, es una planta anual muy fácil de cultivar. Sus flores, de color amarillo o anaranjado, aportan colorido al jardín durante todo el verano.

Si queremos cultivar caléndulas, podemos empezar por esparcir sus semillas al empezar la primavera en una maceta, jardinera o lugar en el jardín donde pasarán la temporada. La caléndula germina con gran facilidad. Después de esta primera siembra de caléndulas no va a ser necesario volver a hacerlo, pues se reproducirán solas temporada tras temporada y florecerán sin cesar de primavera a otoño.

Caléndula flor
Caléndula flor

A la caléndula le gusta el sol y no necesita mucha agua. Normalmente no es afectada por plagas o enfermedades. Únicamente si se riega en exceso o tiene poco espacio donde crecer, puede aparecer un polvo como de oídio en sus hojas.

Además de dar colorido al jardín la caléndula posee unas ya muy conocidas propiedades medicinales. Se usa principalmente en la preparación de cremas para la piel. Para más información es este sentido, ver http://www.purplesage.org.uk/profiles/marigold.htm.

Por último, pero no de menos importancia, es aconsejable poner caléndulas en los huertos para repeler insectos y atraer predadores beneficiosos como son las mariquitas, las crisopas, y los sírfidos.

Los pensamientos, flores de temporada templada

Los pensamientos son flores de temporada templada, mis preferidas para poner en una gran jardinera que cruza de arriba abajo una buena parte de mi jardín. Yo los planto a finales de septiembre, cuando el calor del verano ya ha remitido y me duran hasta junio del año siguiente ¡unos 8 meses! Es una flor muy bonita y vistosa con una buena variedad de colores, amarillo, granate, morado, blanco, azul y naranja. Mis colores preferidos para mi jardín son una combinación de amarillo y granate.

Pensamientos morados
Pensamientos morados

Cultivo y cuidados de los pensamientos
Los pensamientos son fáciles de cuidar, pues necesitan poco más que riego y aportaciones periódicas de abono. Se pueden plantar en jardinera o macetas en cualquier tipo de tierra bien drenada, para evitar que las raíces se pudran, y a pleno sol o semi sombra, donde reciban al menos cinco horas de luz solar. Al plantarlos, las raíces de los pensamientos deben estar húmedas y debemos dejar unos 15 ó 20 centímetros entre plantas para que puedan desarrollarse libremente. Una vez plantados debamos aplicar abono y regarlos. Una buena capa de corteza de pino ayudará a retener la humedad y protegerá las raíces de los pensamientos del frio invernal.

A partir de ahí, los pensamientos necesitarán unos 3 centímetros de agua por semana, por lo que habrá que regarlos si las lluvias no proporcionan la cantidad de agua necesaria. El agua de riego debe aplicarse por las mañanas directamente en la tierra evitando que caiga sobre las flores y hojas. Para conseguir una floración abundante es necesario retirar las flores marchitas, para que no formen semillas, y abonarlos cada cuatro semanas. Si usamos abono de liberación lenta, sólo serán necesarias dos aportaciones de abono, una al plantarlos y otra a finales del invierno.

Como reproducir los pensamientos
Los pensamientos se reproducen a partir de semillas. Se siembran las semillas a finales del verano en un lugar interior oscuro y fresco, unas 8 semanas antes de plantarlos en las macetas o jardinera donde pasarán la temporada. Las semillas germinan a las 2 o 3 semanas después de sembradas.

Las prímulas o primaveras, primula acaulis

Las prímulas o primaveras, primula acaulis, aportan vida y color al jardín, cuando más triste y apagado está por el invierno. Las llamativas florecillas de las prímulas se destacan por sus brillantes colores y llamativas tonalidades: azules, rojos, rosados, anaranjados, amarillos, blancos. Cada flor tiene al menos dos colores. En los viveros las encontramos como planta de temporada, de temporada fría, claro, pero son en realidad platas perennes. Aunque parezcan morir en el verano, volverán a revivir en otoño y florecerán hasta principios de la primavera. Las prímulas son ideales para aportar a nuestro lánguido jardín en invierno un espectacular baile de vida y color.

primula acaulis vulgaris

Mis prímulas, una de ellas se ve en la foto, han florecido ya tres temporadas. Son de la variedad vulgaris o acaulis. En la página http://www.primulaworld.com/PWweb/photogallery.html existe una colección de más de 300 fotografías de prímulas, una herramienta muy útil para el que esté buscando la forma de identificar sus prímulas.

Cultivo y cuidados de las prímulas
En mi experiencia las prímulas no necesitan cuidados especiales, aunque para un mejor cultivo debemos atender a los siguientes consejos:
Plantarlas en suelo no compacto, medianamente ácido y relativamente húmedo pero bien drenado. La raíz nunca debe secarse, por lo que conviene aportarles una ligera capa de mantillo al plantarlas y en otoño y primavera para ayudarles a retener la humedad.
Debemos plantarlas en una zona del jardín ligeramente sombread donde se filtre la luz del sol. Durante los meses fríos, las prímulas pueden recibir directamente la luz solar, pero habría que cambiarlas de lugar en el verano para que no se quemen totalmente.
Hay que regarlas bien con regularidad sin encharcarlas, pero que el suelo permanezca húmedo.
Debemos limpiarla de hojas y flores marchitas para que continúen floreciendo.
Abonar con productos para plantas de flores.

Enfermedades y plagas de las prímulas
Padecen enfermedades causadas por hongos que aparecen en las hojas. Hay que revisarlas con frecuencia y si encontramos hojas afectadas quitarlas inmediatamente para evitar que se extiéndala enfermedad. Se puede prevenir mediante tratamientos anti hongos antes de la floración. Podemos también aplicar un tratamiento insecticida para revenir la cochinilla.

Como reproducir las prímulas
Las prímulas se reproducen por semillas a principio de la primavera (tardan de 7 a 10 días en germinar) y por división en el otoño. La división es mejor hacerla cada dos años.

La azucena Lilium Lancifolium

Planté azucenas en mi jardín al principio de mudarnos a la nueva casa, cuando ya teníamos más o menos estructurado el jardín. Mi hermana me dio unas semillas (o eso parecían ser) de azucena. No sabía entonces que iba a salir de aquellas “semillas”, así que las puse en tierra en una de las jardineras donde íbamos a poner los rosales. En el verano salieron unas hojitas y nada más. Al siguiente verano las hojitas salieron con un poco mas de consistencia, pero no había flor alguna. Creo que fue al tercer año cuando vi alguna flor. Este año las azucenas están espectaculares. Tengo 5 tallos de azucenas de un metro y medio y han dado unas 15 flores cada uno. Empezaron a abrirse las flores a mediados de Julio y todavía me quedan algunas por abrir. La belleza de esta flor se puede apreciar en la foto.

Como reproducir la azucena

Las “semillas” que me había dado mi hermana y que al cabo de los años han producidos esas preciosas azucenas (creo que de la variedad Lilium Lancifolium) no eran tales. No eran semillas sino unos bulbillos negros que aparecen entre el tallo y la hoja y se denominan axilares. Al plantarlos se engordan hasta formarse un bulbo y dan un tallo que puede tener más de un metro de altura. Tardan unos años en florecer, pero cuando lo hacer pueden llegar a dar más de 20 flores por tallo. Si se quieren cultivar nuevas plantas a partir de los axilares, los bulbitos negros, se recomienda recogerlos cuando empiezan a caer de la planta a finales del verano y plantarlos en macetas para que vayan tomando cuerpo. Tardarán 3 años en madurar lo suficiente y florecer.

Cuidados de la azucena, sol, agua y tierra ácida

Tengo mis azucenas en una zona del jardín muy soleada donde reciben agua suficiente, de goteo y algo de los aspersores que riegan el césped. El suelo donde están es bastante acido por los pinos que hay cerca y, como se puede apreciar en la foto, les ha ido muy bien en esta ubicación. Sin embargo estoy pensando cambiarlas de lugar para la próxima temporada, a otra zona del jardín donde luzcan más y donde puedan estar todas juntas. Aun no tengo pensado exactamente donde van a ir, pero para este trasplante y para evitar futuras complicaciones me he informado un poco. Según lo que he leído tengo que esperar a que su ciclo vegetativo entre en reposo antes de cortar el tallo. Será al final del verano o en otoño cuando el tallo se acabará secando. Entonces se saca el bulbo con todas sus raíces y se trasplanta a una profundidad un par de veces la altura del bulbo. La nuevas flores en mi jardin, azucenas Lilium Lancifolium, florecerán entre julio y agosto.