Sembrar césped, tareas preliminares

Cuando por fin decidí sembrar un césped nuevo, me plateé primero las tareas preliminares que había que realizar. Empecé por decidir la mejor época del año en la que hacer el trabajo y el tipo de semillas de césped que iba a utilizar. Como ya tenía el riego automático instalado, el sistema de riego fue una cuestión, afortunadamente, ya resuelta. Elaboré una pequeña lista de las herramientas y maquinaria que iba a necesitar y busqué un lugar donde alquilar la maquinaria. Como el terreno iba a requerir abonos y correcciones de alguna clase hice una estimación de los productos que podría necesitar y un cálculo de todos los costes. Por último hablé con unas personas dispuestas a ayudarnos con la labor y concretamos el día y hora de la siembra.

Cesped sembrado hace 4 semanas
Cesped sembrado hace 4 semanas

Mejor época del año para sembrar césped

Cuál es la mejor época del año para sembrar césped en la zona geográfica donde vivimos es una cuestión básica. En la zona donde yo vivo, la provincia de Madrid, hay 2 épocas del año en las que se puede sembrar césped, primavera y otoño. He observado que la mayoría de mis vecinos instalaron su nuevo césped durante la primavera, sin embargo yo, siguiendo los consejos de los expertos, he optado por el final del verano o principio del otoño. La razón es que el tipo de césped apropiado para mi zona es el de temporada templada, que tiene más vigor durante los meses fríos del año pero sufre con el calor estival. Lo mejor es sembrarlo cuando todavía hace algo de calor para que germine bien y tome fuerza durante el otoño, invierno y primavera. Así al llegar los meses más calurosos su sistema radicular estará bien desarrollado y podrá soportar mejor las oleadas de calor de nuestros veranos.

Seleccionar tipo y semillas de césped

El tipo de semillas de césped que vayamos a seleccionar va directamente relacionado con el clima de la zona geográfica donde vivimos. Para mi zona, como ya mencioné, el césped de temporada templada es el adecuado, pero dentro de esta clase de césped hay una gran variedad de semillas. Hace años, cuando plantamos nuestro primer césped, sólo se podía comprar un tipo de semillas por paquete. Afortunadamente, ahora se pueden encontrar una gran variedad de mezclas de semillas ya envasadas. Estas mezclas tienen en cuenta tanto el aspecto físico del césped, el color o la finura de la hoja, como el uso que se vaya a dar a la pradera. Yo he seleccionado un césped de alto valor estético, resistente a las pisadas y que requiere un mínimo mantenimiento, además de ser un césped de implantación muy rápida. La mezcla de semillas de césped que he seleccionado para mi jardín se compone, entre otras, de ryegrass, una variedad de festuca y poa pratense.

Sistema de riego

El sistema de riego automático, como ya mencionaba, lo tenía instalado afortunadamente. Aunque para este segundo césped no haya tenido que pensar en el sistema de riego, si fue una decisión que hubo que tomar hace un tiempo. Como sabemos, podemos regar con riego automático o con manguera manualmente. Hay dos factores a considerar la inversión de dinero que suponen el riego automático y el tamaño del jardín a regar. La decisión es fácil de tomar cuando hablamos de regar más de 100 metros cuadrados.

Herramientas de jardín y maquinaria utilizadas en la siembra de césped

Las herramientas de jardín y maquinaria necesarias para la preparación de la tierra y posterior siembra incluyen: azada, rastrillo, pala, motoazada o motocultor y rodillo. También es conveniente tener una carretilla a mano por si hay que mover piedras y restos de escombros o bolsas de productos pesadas. Si el terreno a labrar es pequeño podemos hacerlo manualmente con la azada, pero en terrenos de más de 50 metros cuadrados conviene hacerlo con motoazada. Esta maquinaria se puede alquilar fácilmente. A la vez que alquilamos la motoazada podemos alquilar el rodillo de alisado que necesitaremos para prensar la tierra al final de la siembra. Si vamos a alquilar maquinas, es conveniente llamar con varios días de antelación para reservarlas.

Productos necesarios y aconsejables en la siembra de césped

Los productos que vamos a necesitar son, como mínimo, semillas y abono. Mi lista completa de productos imprescindibles y aconsejables para realizar un trabajo óptimo incluía por supuesto las semillas, mantillo y arena de sílice para corregir la tierra que estaba muy compacta, un buen fertilizante especial para siembra para utilizar como abono de fondo, y recebo para cubrir las semillas una vez esparcidas. Los sacos de basura no necesitan explicación ni tampoco las trampas de hormigas, aunque yo diría que las trampas son preferibles al polvo que se disolvería enseguida con el agua de riego. El fungicida para prevenir las enfermedades del césped causadas por hongos lo utilizaríamos con posterioridad a la siembra una vez que la semilla haya germinado.

Cuanto cuesta sembrar césped

Es una buena práctica calcular el coste del trabajo antes de empezar, no vaya a ser que por falta de dinero no podamos continuar y tengamos que dejar el trabajo a medias. En la tabla que se ve a continuación van los precios aproximados en la provincia de Madrid en septiembre de 2010. El cálculo se hace basado en un terreno de 100 metros cuadrados. Los precios se dan en Euros.

Producto cantidad precio Coste total
Semillas 3 cajas 7€ por caja 21
Matillo 10 sacos 3€ por saco 30
Arena de sílice 10 sacos 3€ por saco 30
Recebo 10 sacos 4€ por saco 40
Abono granulado 1 envase 12 € por envase 12
Bolsas de basura 2 rollo 2€ por rollo 4
Trampas de hormigas 2 cajas 5€ por caja 10
Alquiler de moto azada 1 fin semana 39€/fin de semana 39
Alquiler de rodillo 1 fin semana 14€/fin de semana 14
Mano de obra 16 horas 15€ a la horahora 240

Coste total sembrar 100 m2 de césped

440 Euros

El plantar césped en un terreno de más de 100 metros cuadrados puede ser un trabajo bastante duro. Nosotros no hubiéramos podido prescindir de la ayuda. El trabajo desde la compra de los productos hasta el riego del césped después de sembrado duró todo un fin de semana.

Técnicas de riego del césped. Regar en profundidad para alargar las raíces del césped. Ventajas y dificultades.

Regar en profundidad para así alargar las raíces del césped es una teoría a la que me he suscrito al cien por cien. Durante las 2 últimas temporadas he ideado y mejorado los programas de riego para regar el césped durante más tiempo cada riego pero menos riegos en total. Así, si en España lo típico es regar 2 veces al día (unos cinco minutos cada vez) todos los días durante los meses de verano, mi intención ha sido conseguir regar sólo 1 vez en semana unos 70 minutos. Más información sobre las técnicas de riego del césped.

Problemas del césped causados por el riego
Problemas del césped causados por el riego son evidentes. Cuando uno riega 2 veces al día, el musgo, las enfermedades causadas por hongos y las malas hierbas hacen su aparición ineludiblemente. ¿Por qué? Porque el agua que estas tres cosas necesitan está ahí mismo, accesible. El musgo necesita agua para vivir y extenderse, las malas hierbas la necesitan para germinar y enraizar, y el agua mezclada con el calor del verano es el mejor caldo de cultivo para los hongos que producen las enfermedades del césped. Al regar 2 veces al día el agua siempre está disponible para los 3 problemas mencionados.

Regar solo una vez por semana
Cuando regamos una sola vea a la semana, en teoría, las raíces del césped buscarían el agua en la profundidad de la tierra, y no en la superficie. Si la superficie está seca seis días a la semana difícilmente pueden arraigar malas hierbas o cualquier otra planta; el musgo se secaría y los hongos tampoco tendrían el agua necesaria para brotar. Es lógica y cierta esta teoría, pero conseguir que las raíces se alarguen no es tan fácil como parece.

Cambiar el sistema de riego poco a poco
Para empezar si el césped está acostumbrado a recibir agua todos los días y además 2 veces, invariablemente tendrá raíces muy cortas y cortarle el agua drásticamente lo mataría. Por lo tanto hay que hacer el cambio gradualmente, poco a poco. Yo empecé cortando 1 de los riegos diarios, el de la noche, y alargué el de la mañana. El siguiente paso fue regar cada 2 días y así sucesivamente. Por cada riego que suprimía añadía ese tiempo de riego al riego que permanecía. Así regaba por la mañana cada 2 días durante 20 minutos. Esto, claro, en las zonas planas donde el césped no está en pendiente. La pendiente tiene una serie de problemas en los que ahora no voy a entrar. Ver programa de riegos.

Por qué puede fallar esta forma de regar
Después de 2 años batallando con el césped y los riegos, llegué a la conclusión que algo estaba fallando. Tenía partes del césped muy verdes y bonitas junto a otras totalmente secas. Las dos eran regadas por la misma agua durante el mismo tiempo. No era cuestión de falta de agua, si no, todo estaría seco. Hace una semana decidí levantar el césped para ver la razón. Y la razón era que las raíces del césped en esas partes secas no podían profundizar más de unos 5 centímetros pues había piedras, trozos de ladrillos y capas de cemento que habían enterrado los albañiles al acabar la construcción de la casa. Nuestro fallo había sido no asegurarnos que antes de plantar el césped se labrara la tierra a uno 30 centímetros de profundidad y que todos los restos de la obra se habían eliminado por completo.

Moraleja: Una preparación adecuada del suelo antes de sembrar el césped es fundamental para el buen desarrollo del mismo. Cómo preparar el terreno antes de sembrar el césped será mi próximo post.

Cómo reparar el césped dañado durante el verano

¿Cómo reparar el césped dañado durante el verano por las malas hierbas, las enfermedades fungicidas y la sequía? Esta es mi pregunta y tarea pendiente para las próximas semanas. Durante el verano y en mi ausencia varios problemas se sucedieron sin que yo estuviera presente para verlos y ponerles remedio.

Las malas hierbas volvieron una vez más. Creía que el herbicida que había aplicado en junio habría tenido efecto para todo el verano, pero desgraciadamente no fue así. Lo mismo puedo decir de las enfermedades causadas por hongos.

Césped variedad ryegrass inglés
Césped variedad ryegrass inglés

Pensé que controlando la cantidad de agua y la aplicación de un fungicida antes de salir de viaje darían fin al problema de los hongos. También me equivoqué. Por último el control del agua de riego parece que lo llevé a un extremo pues a mi regreso de las vacaciones encontré zonas del césped secas, no solo por la Rizoctonia, enfermedad causada por hongos, sino además por la falta de agua.

Buscando información por Internet, como suelo hacer para las tareas y soluciones para los problemas de mi jardín he llegado a una página de la Universidad de Minnesota donde explica muy clara y detenidamente como reparar el césped dañado por enfermedades fungicidas, las malas hierbas o la sequia.

Empieza por aclarar en qué circunstancias se debe renovar totalmente el césped y en cuales, por el contrario, solo es necesario reparar las zonas las afectadas. En resumen, debemos renovar por completo el césped cuando el suelo está demasiado compactado, cuando más del 50% del terreno está cubierto de calvas o malas hierbas, o cuando tenemos un problema con el fieltro que no se soluciona a pesar de varios intentos. Si no se dan estas circunstancias lo mejor es simplemente reparar las zonas en mal estado.

Estos son los pasos a seguir:

1. Hacer un análisis del suelo. (Esto es fácil en EEUU, pero no en España).
2. Eliminar las malas hierbas mediante un herbicida selectivo apropiado para las malas hierbas que tengamos en el césped.
3. Regar el terreno a una profundidad de 15 a 20 centímetros (de 6 a 8 pulgadas) y dejar secar la superficie de 1 a 2 días.
4. Preparar el terreno mediante un escarificado y un aireado.
5. Abonar con Nitrógeno (N) Fósforo (P) y Potasio (K) según las necesidades del terreno detectadas por el análisis del suelo que hayamos hecho previamente.
6. Esparcir las semillas de césped que hayamos seleccionado en varias direcciones mezcladas con un fertilizante orgánico (mezcla de 1 parte de semillas con 4 partes de abono o fertilizante orgánico).
7. Regar ligeramente para que las semillas hagan buen contacto con el suelo. Luego regar 2 veces por día para que la superficie del suelo se mantenga húmeda pero no encharcada.
8. Segar el césped cuando haya crecido a una altura de unos 9 centímetros.

Para la preparación del terreno, escarificado y aireado, voy a buscar donde alquilar las máquinas o si hay algún servicio de jardinería que haga esta labor. Espero tener un césped más vistoso para mediados de septiembre.

Mi césped aparentemente seco en algunas zonas

Como ya comentaba en un post anterior, mi césped parece como si se hubiera secado por algunas zonas. No puede ser falta de agua, pues alrededor de estas zonas “secas” hay un césped perfectamente verde sin ninguna apariencia de falta de riego. Eso unido a que el mismo aspersor y la misma cantidad de agua riega a uno y otro césped me hace pensar que no es que el césped esté seco, sino que tiene alguna enfermedad.

Las enfermedades del césped causadas por hongos
Ya sabemos que las enfermedades del césped están causadas siempre, o casi siempre, por hongos y para curar el césped de hongos tenemos que recurrir a los fungicidas. Al aparecer los primeros síntomas de la enfermedad, hace un par de semanas, traté el césped con un fungicida que tenía en casa.

Rhizoctonia solani, Rizoctonia, brown patch
Rhizoctonia solani, Rizoctonia, brown patch

Decía el prospecto que se hiciese una segunda aplicación a los 7 días, lo cual hice rigurosamente. Después de estas dos aplicaciones no sólo no ha mejorado el césped sino que las zonas marrones se han hecho más grandes y han aparecido algunas nuevas.

Cada enfermedad requiere un tratamiento específico
He descubierto que con los hongos pasa los mismo que con las malas hierbas: primero hay que identificar la mala hierba y luego buscar el tratamiento específico para erradicarla. Lo mismo con los hongos.

Al igual que cuando buscaba solución contra las malas hierbas que no conseguía erradicar con los herbicidas que usaba, he vuelto a recurrir a las universidades americanas para poder identificar el problema que estoy tratando. He encontrado una página de la universidad americana NC State University que me ayudó, paso a paso, a identificar la enfermedad. Mi problema se llama Rhizoctonia solani, por su nombre científico, Rizoctonia en español y “brown patch”, su nombre común en inglés.

Cómo identificar el problema
Según la página del Center for Turfgrass Environmental Research and Education de la universidad NC State University, empezamos por identificar el tipo de césped que queremos tratar; en mi caso ryegrass inglés. Después nos pregunta el mes en que el césped se ve afectado; en mi caso el mes de julio. El siguiente paso es identificar el tipo de mancha o forma que se observa sobre el césped; en mi caso unas grandes manchas de más de 35 centímetros de ancho. Seguimos por identificar tipos de lesiones que se observan en las hojas del césped y en las raíces y si hay hongos a la vista. Según he ido seleccionando las opciones relacionadas con mi problema, me ha ido dando respuestas de posibles causas hasta llegar a Rhizoctonia solani.

Un fungicida específico para tratar Rhizoctonia solani
Ya sabiendo cual era la enfermedad a tratar, me he dirigido al vivero en busca del producto adecuado. Esta misma tarde, cuando se haya puesto el sol, voy a hacer una aplicación. Os informaré sobre los resultados.

El aireado del césped

El aireado del césped es una labor de mantenimiento tan necesaria como la siega, el riego o el abonado. La necesidad del aireado se produce por la compactación del terreno y la consiguiente falta de aire en el suelo, lo que sofoca las raíces del césped y la actividad biológica del suelo. Mediante el aireado producimos, manualmente o con maquinaria, unas perforaciones en el suelo (de 7 a 10 cm de profundidad) para que el aire pueda penetrar profundamente, lo que contribuye a la mejora del sistema radicular del césped, el intercambio de gases y la penetración del agua. En el caso de mi césped veo necesario el aireado para mejorar el estado de las raíces, conseguir que las raíces profundicen y así hacer que el césped tenga mayor resistencia a las situaciones de estrés como son el calor y la sequía.

cutivador aireador
cutivador aireador

Beneficios del aireado
Según la página http://www.ksre.ksu.edu/library/hort2/mf2130.pdf de la Universidad de Kansas State, el aireado del suelo produce los siguientes beneficios:
Reduce la compactación del suelo
Elimina el fieltro del césped
Mejora la absorción del agua
Mejora la absorción de los nutrientes
Aumenta la aportación de oxigeno a las raíces
Libera dióxido de carbono
Fomenta el crecimiento de raíces nuevas y más profundas

Cuando se hace el aireado
Los expertos recomiendan airear el césped dos veces al año y sugieren que pueden pasar hasta 3 años de aireados consecutivos antes de poder ver todos sus beneficios. Para céspedes de clima templado, la mejor época para el aireado es finales del verano, el mes de septiembre en concreto, o principios de la primavera, en marzo o abril. Siempre que sea posible se debe airear en condiciones ambientales húmedas que permitan a la pradera recuperarse rápidamente. Se debe hacer el aireado antes de repoblar y abonar el césped.

Cómo se hace el aireado
Lo primero es segar el césped antes de iniciar la labor y asegurarnos que el suelo esté húmedo aunque no encharcado. Podemos hacer el aireado manualmente con un rastrillo aireador, un rodillo de pinchos, unas suelas con clavos para colocar en los zapatos, o con un cultivador como el que aparece en la foto, aunque ninguna de estas opciones sea la mejor para la labor del aireado.

La mejor opción es la máquina “sacabocados”. Con esta máquina hacen el trabajo del aireado de césped los profesionales. Esta máquina penetran hasta 7 centímetros de profundidad y extraen fragmentos del suelo (hacen 400 agujeros / m2) expulsándolos al exterior. Una vez acabada la labor, se recogen los fragmentos extraídos y se esparce por toda la superficie de la pradera aireada una capa de recebo, compost o un acondicionador de suelos y se riega Con el riego, la materia orgánica penetra por las perforaciones y renueva y mejora la estructura del suelo.

Cómo preparar el césped para la siguiente temporada

Esta temporada aun no ha acabado y ya me plateo como preparar mi césped para la próxima. Estamos a finales del verano y el césped ha sufrido el mismo deterioro de los años pasados, aunque en menor escala. Las malas hierbas han vuelto a parecer, así como las enfermedades fungicidas y el musgo, pero repito esos problemas han sido menores que otros años. A finales de agosto mi césped tiene mejor aspecto que otros años por estas fechas, pero sigue necesitando bastantes mejoras.

A las puertas del mes de septiembre me planteo que hacer para que el próximo verano mi césped esté libre de malas hierbas y enfermedades y sé que es ahora el momento de empezar a prepara la próxima temporada. Buscando soluciones he llegado a desarrollar una estrategia. unos pasos a seguir que me ayuden a obtener mi deseo de tener un césped lucido, frondoso y sano todo el año.

Sé que a finales del verano, días con temperaturas suaves, es cuando se debe repoblar el césped en las zonas pobres y con calvas, por lo que esa estrategia sería para comenzarla ya, inmediatamente. Antes de repoblar el césped haría un aireado para que en las zonas compactadas. las más necesitadas del repoblado, pudieran germinar la semillas del césped sin problemas. De paso haría un escarificado, también imprescindible para la germinación que además libraría el terreno de malas hierbas y musgo sin necesidad de usar herbicidas. Según este artículo (en inglés) convendría aplicar polímeros hidroabsorbentes en las perforaciones hechas por el aireador antes de esparcir las semillas, pero este es un tema bastante interesante que merece su propio post.

Una vez aireado y escarificado el terreno sembraría semillas de césped de temporada templada, como es el rye-grass inglés, el césped sembrado en mi parcela. Seguidamente, a mediados o finales de septiembre aplicaría un fertilizante rico en potasio que le ayude soportar la severidad del otoño e inverno.

Mi próximo paso a seguir es encontrar una empresa en la Comunidad de Madrid que alquile maquinaria de jardinería y en concreto un aireador.

El riego del césped: programa de riegos actualizado

El programa de riegos del césped y plantas del jardín que hice durante la temporada pasada necesitó algunos cambios y mejoras. Empecé la temporada con el propósito de hacer sólo un riego a la semana, después de saber que la forma de regar el césped influye directamente en su salud y que pocos riegos y más largos son preferibles a su contrario. De esta forma, un riego semanal ayuda a evitar las enfermedades fungicidas y el musgo. Mientras que el regar 2 veces al día, como yo lo venía haciendo, en era gran parte la causa de los problemas que estaba teniendo, musgo, enfermedades y césped deteriorado.

desped de jardin

El problema estaba en que con ese riego semanal no estaba aportando la cantidad de agua necesaria y el césped estaba empezando a tener un aspecto seco y perjudicado. Aumenté la cantidad de agua por riego y empecé a regar 2 veces por semana con una ayuda extra con la manguera de vez en cuando durante los mese de mas calor. Durante los meses de invierno, cuando ya no era necesaria el agua del riego automático, lo quité a la vez que me puse a leer información sobre el tema. Así me enteré que para aportar el agua necesaria una vez por semana se debe regar durante 1 o 2 horas.

Esta temporada vuelvo a intentar la idea de menos riegos a la semana, pero de más duración. He descartado la idea de 1 riego por semana pues no es una opción viable para mi césped. Tengo un 90 porciento del césped en pendiente, lo que implica que no puedo regarlo durante una hora seguida pues el agua no puede penetrar en la tierra con la suficiente rapidez. Tengo que hacer riegos cortos en intervalos de una hora para que el agua penetre y no se resbale por la pendiente. Esto ya lo probé la temporada pasada con bastante buen resultado. Esta temporada regaré dos veces por semana, martes y viernes con el siguiente programa:

Duración del riego en minutos por zonas
Programa  Hora inicio   Zona 1   Zona 2   Zona 3   Zona 4   Zona 5
A1               04:50             8            6            7           7           8
A2               05:50             8            6            7           7           8
A3               06:50             8            6            7           7           8
B1               07:50             8            6            7           7           8
B2               08:50             0            6            7           0           8
Total minutos zona           32           30          35          28         40

Para entender el programa de riego debo explicar: Hay 5 zonas de riego. La zona 1 está en terreno plano y se riega con difusores. Las zonas 2 y 3 son jardineras de flores de temporada y árboles. Se riega por goteo. Hay varios micro-difusores en las líneas de goteo que aportan agua a algunas zonas del césped. En la zona 4 hay césped y está en pendiente. La zona 5 es la más grande e inclinada. Se riega con aspersores.

Recogida de las hojas caídas en el césped

Las razones por las que se deben recoger las hojas caídas en el césped durante su caída en otoño es algo que no me había planteado. Sabía que había que hacerlo porque Rick lo consideraba importante, como si el césped se fuera a morir por tener todas aquellas hojas encima. Hoy, al ver mi césped casi cubierto por las hojas caídas del arce, los prunos, la celinda, los lilos y otros, he recordado lo arduo que es el trabajo y me he planteado la cuestión ¿y si las dejo estar, que pasaría?

Las hojas caídas se convierten en abono
Más de uno podría pensar que lo mejor es dejar las hojas caídas de los árboles ahí mismo, donde han caído, ya que acabarían convirtiéndose en abono al descomponerse sobre el césped. Así es en los parques y bosques. Esas hojas caídas se van pudriendo lentamente y al hacerlo le devuelven al suelo sus nutrientes más vitales. Así también sería en nuestro jardín si tuviéramos pocos árboles de hoja caduca y con pocas hojas o si no tuviéramos césped, sin embargo dejar una capa de hojas muertas sobre el césped por un tiempo prolongado acabaría sofocándolo. Es pues de vital importancia para la salud del césped el mantenerlo libre de las hojas caídas. Veamos por qué.

El césped necesita aire, luz y agua
Todo el mundo conoce es la necesidad del césped de” respirar”. Si dejamos las hojas caídas sobre el césped a la espera de que se convierta en abono, esas hojas asfixiarían y matarían el césped mucho antes de que se convirtiera en abono. Las hojas muertas se pegan unas con otras formando una capa impenetrable para el agua y la luz del sol. Al estar enterrado el césped bajo una capa de hojas muertas no le llegaría el aire, la luz, el agua y los nutrientes que necesita para vivir convirtiéndose en un buen “caldo de cultivo” de insectos, hongos y otras enfermedades. Además si hemos repoblado el césped, las hojas caídas de los árboles pueden provocar que las semillas recién plantadas acaben pudriéndose. Tampoco es recomendable esperar a que todas hayan caído, pues cuanto más tiempo esté el césped tapado mayor será el daño.

Una cuestión de limpieza
Si lo anteriormente expuesto no son razones lo suficientemente importantes como para tomar el rastrillo y recoger esas hojas, pensemos en la limpieza del jardín. ¿Hay algo que de más sensación de suciedad y abandono que ver hojas muertas amontonadas en el césped y otras zonas del jardín? Y ya que hablamos de limpieza, hay otra “limpieza” también necesaria, que podemos aprovechar ya que estamos con el rastrillo en la mano, para hacerla. Se trata del fieltro que se forma en el césped. Cuando pasemos el rastrillo por el césped para retirar las hojas caídas hagámoslo con el suficiente brío como para, de paso, quitar algo de ese fieltro que es tan igualmente dañino para el césped como son las hojas caídas.

Ejercicio físico bueno para nuestra salud
Retirar las hojas caídas no sólo es bueno para el césped, sino que supone un ejercicio físico bueno para nuestra propia salud. Es un tipo de ejercicio similar al caminar con paso rápido. Ayuda a fortalecer la parte superior del cuerpo. Además se ha calculado que una hora de ese trabajo, pasar el rastrillo con energía, agacharse para recoger un montón de hojas y levantarse para poner las hojas en bolsas y volverse a agachar repetidas veces, quema alrededor de 240 calorías.
La recogida de las hojas caídas en el césped es una actividad buena tanto para el césped como para nosotros.

Como erradicar las malas hierbas del césped

Como erradicar las malas hierbas de mi césped ha sido mi mayor preocupación estos últimos días, pues éstas han proliferado de una manera alarmante. Antes de irme de vacaciones ya había notado algunas y puse un herbicida para acabar con ellas—no tenía tiempo para arrancarlas una por una como recomiendan algunas personas. Puse el herbicida dos veces con un intervalo de unas 3 semanas, porque no parecía que estuviera haciendo mucho efecto la primera vez que lo puse. Después de aplicar el herbicida por segunda vez me fui de vacaciones y al regreso me he encontrado con una verdadera plaga.

Arrancar las malas hierbas para eliminarlas del césped

He pasado los días arrancándolas, pero me queda mucho todavía por hacer. Por las tardes me he dedicado a buscar información sobre las malas hierbas y su eliminación. Me preguntaba por qué no había funcionado el herbicida y que voy a hacer si tengo que dedicar todo mi tiempo a sacar malas hierbas con las manos y además de rodillas—es un trabajo bastante duro. Si las ignoro y las dejo, se van a apoderar del terreno y van a matar todo el césped. ¿Qué hacer pues?

Los herbicidas. No todos los herbicidas funcionan con todas las malas hierbas

Según la información que he encontrado en un par de páginas de universidades, no todos los herbicidas funcionan con todas las malas hierbas. Es preciso identificar la planta primero y conocer su ciclo de vida, para luego buscar el producto que sea efectivo contra ella y determinar la mejor época para su aplicación, antes de que germine, preemergencia o después, postemergencia.

Hay que identificar las malas hierbas que crecen en nuestro césped y seleccionar el herbicida adecuado

Con la ayuda de la página web de un profesor de la Universidad Virginia Tech especialista en estas plantas http://www.ppws.vt.edu/~saskew/turfweeds , he podido identificar las malas hierbas que salen en mi césped. Con la ayuda de la página web de la Universidad Pública de Navarra http://www.unavarra.es/servicio/herbario/htm/inicio.htm, he podido conocer sus nombres en español. Son: Digitaria Sanguinalis, conocida como crabgrass en inglés y garranchuela o pata de gallina, en español; Digitaria Ischaemu, smooth crabgrass en inglés; y Oxalis Corniculata, conocida como Creeping Woodsorrel en inglés y aleluya en español. Esta última se puede ver en la foto.

La razón por la que no tuvo efecto el herbicida que yo utilicé es simplemente porque no era el adecuado. Es un herbicida selectivo para el césped de acción portemergencia especialmente indicado contra el cenizo, jaramago y acedera, pero que evidentemente no tiene ningún efecto contra la pata de gallina o la aleluya. De nuevo me surge la pregunta, ¿qué hacer?

Encuentro las respuestas en otra web de Virginia Tech http://www.ext.vt.edu/pubs/pmg/hga5.pdf. Según esta publicación, las digitarías, o pata de gallina, se puede tratar con herbicidas de acción preemergencia o postemergencia. A principios de la primavera se puede tratar el terreno con el producto seleccionado—da una lista de productos. Si se trata el césped con herbicida preemergenciaen en la primavera, el efecto del herbicida estará lo suficientemente degradado en otoño como para sembrar nuevo césped en las zonas deterioradas, si se desea. También son efectivos los productos de acción postemergencia si la planta ya hubiera germinado. En cuanto la Oxalis Corniculata o aleluya, es preciso tratarla en la primavera con herbicidas compuestos por 2,4-D +Dichlorprop +Mecoprop.

Prevenir es la mejor manera de erradicar las malas hierbas del césped

Dicho todo lo anterior no resta para que prevenir sea la mejor manera de erradicar las malas hierbas del césped. Es decir, si favorecemos el crecimiento de un césped sano y frondoso haciendo buen uso de los riegos, la siega y la aportación de los nutrientes necesarios, las malas hierbas no encontrarán lugar donde germinar y serán erradicadas de forma natural.

Riego del césped

El riego del césped no me había preocupado, hasta hace poco. Tenía instalado un sistema de riego automático programado para que regara 2 veces al día, por la tarde al anochecer y por la mañana temprano después de la salida del sol. Lo tenía programado para que regara unos 5 minutos cada vez, pues pensaba que al regarse 2 veces al día no necesitaría mucho tiempo y así no malgastaría el agua que tan preciosa y escasa es por estos lugares. Dos veces al día y por un tiempo corto es también como riegan mis vecinos y todo el que tiene césped, ¿o no?

El horario del riego del césped, su frecuencia y la cantidad de agua aplicada no tendría tanta importancia para la salud del césped, según pensaba yo hasta hace poco tiempo. También pensaba que menos agua y con más frecuencia sería preferible a su contrario. Esto pensaba hasta hace poco. No me daba cuenta que algunos problemas que tenía, como musgo, hongos, malas hierbas y calvas, podrían haber sido causados por las malas prácticas de regado del césped que estaba utilizando.

Según algunos expertos estadounidenses (ver http://www.ext.colostate.edu/Pubs/garden/07202.html y http://ohioline.osu.edu/hyg-fact/1000/1191.html), el césped sano es el mejor paliativo contra el musgo, los hongos, las malas hierbas y las calvas que se producen como consecuencia de esos problemas y las técnicas de riego que utilicemos influirán categóricamente en la salud o detrimento del césped. A parte de hacer un mejor uso del agua, las buenas prácticas de riego producen un césped sano con raíces firmes y profundas y, como consecuencia, un césped tupido y hermoso. He aquí pues las buenas prácticas de riego según los expertos:

Como regar
Es mejor regar con poca frecuencia, semanalmente según algunos (aunque yo no me atreveré a tanto de momento) y profundamente. Es decir regar durante mucho tiempo, cuando se riegue, para que las raíces del césped profundicen. Si el suelo está en pendiente, como es mi caso, en vez de hacer todo el riego de una vez, se recomienda hacerlo en 2 veces, con una interrupción de 1 hora para dar tiempo a que penetre el agua y no se deslice gran parte de ella por la pendiente.

En cuanto a regar 1 vez por semana, creo que hacer el cambio repentinamente podría perjudicar al césped, por lo que sería mejor implantar la nueva forma de riego paulatinamente. En cuanto al riego en zonas con desnivel, yo programaré 2 riegos diferentes con una hora de diferencia, pero que los dos sumen el total de tiempo de riego que tengo programado en la actualidad. Eso sí, iré cambiando al riego semanal poco a poco.

¿Cuanta agua es necesaria?
Según expertos es necesaria 1 pulgada (o su equivalente 2,5 centímetros) de agua semanalmente, ya sea agua procedente de la lluvia o del aspersor. En verano, cuando hace mucho calor o con fuertes vientos serían necesarias 2,5 pulgadas de agua (lo que equivale a 6,5 centímetros). Por supuesto que las zonas menos soleadas necesitaran menos agua que aquellas que estén a pleno sol.

Para medir el tiempo que se precisa en obtener la cantidad de agua requerida, 1 ó 2.5 pulgadas (2,5 ó 6,5 centímetros), se puede utilizar un pequeño recipiente insertado en el suelo que vaya recogiendo el agua de un riego. Una vez acabado el riego medimos la cantidad recogida y así poder ajustar el tiempo de riego programado.

Cúando, mejor hora para regar

Es mejor regar por la mañana temprano ¡algunos sugieren las 4.30 de la mañana! En general, de 5 a 10 de la mañana sería el mejor horario. Al regar por la mañana temprano habrá menos evaporación del agua por ser la el período más fresco del día. También le damos tiempo al agua para que penetre, toda la mañana, y para que se haya secado la superficie del terreno al caer la noche. Así se evitan el musgo y los hongos que tienen raíces a ras del suelo y aparecen por exceso de humedad entre otras razones.

Otra buena razón que yo puedo añadir para regar muy temprano por la mañana es que la presión del agua es mucho mejor, pues a muy pocos de mis vecinos se les va a ocurrir regar a semejantes horas. Yo tengo programado el riego a las 6, pero hoy mismo voy a hacer un cambio. Regar a las 5, unos 20 minutos para empezar. Ya tengo puesto el recipiente en el suelo para recoger el agua del riego y medir la cantidad de agua aportada por los aspersores en ese tiempo. Mañana veré si tengo que poner más o menos tiempo y poco a poco iré disminuyendo los días que voy a regar por semana.