Boj, Buxus Sempervirens

Planté unos esquejes de boj, buxus sempervirens, hace ya bastante tiempo en una zona de rocalla de mi jardín. Mi hermana me había dado los unos esquejes, de los recortes de la poda de su arbusto. Eran pequeñitos, no media más de 10 centímetros el más grande. Los puse en una maceta primero hasta que arraigaron. Cuando vi que ya había pasado tiempo sin marchitarse y que posiblemente ya habrían enraizado, los planté en el jardín. Aquellos pequeños esquejes se han convertido en ese bonito ejemplar de boj que hoy vemos en la fotografía.

Boj, Buxus Sempervirens
Boj, Buxus Sempervirens

Cultivo y cuidados del boj
El boj es un arbusto de hoja perenne y crecimiento lento–después de ocho años el boj que se ve en la foto no mide más de unos 60 centímetros de alto por 50 de ancho. Florece a finales de la primavera. Quisiera poder explicar con detalle cómo se cuida el boj, pero me temo que mi arbusto se ha cuidado solo estos ocho años. Puede ser que tuve suerte al elegir el lugar para plantarlo y que al estar junto a otras plantas se beneficie de los cuidados que les doy al conjunto. Está en una zona de semisombra, aunque no creo que al boj le afecte el pleno sol pues es muy utilizado en parques y grandes jardines. En cuanto al riego, se riega con las demás plantas abundantemente cada 2 o 3 días en el verano. El suelo drena muy bien pues nunca veo charcos a su alrededor. En cuanto al abono, al igual que las otras plantas, recibe una aportación de fertilizante completo en la primavera. Según he leído, el boj prefiere un terreno alcalino pero se adapta bien a otros suelos. El suelo de mi jardín es bastante ácido, pero a mi boj no parece afectarle.

Enfermedades y plagas del boj
Según las páginas especializadas, el boj puede sufrir varias enfermedades producidas por hongos (si se riega en exceso) como la podredumbre, y plagas de insectos, como el mosquito y la cochinilla. Como ya he mencionado en los 8 años que tiene mi boj, aun o he tenido ningún problema ni de hongos ni de insectos. Es posible que mi boj haya estado protegido por tratamiento con aceite de verano y cobre que doy a todas las plantas de mi jardín durante el otoño.

Poda del boj
Porque el boj tolera muy bien las podas es ideal para decorar parques, grandes jardines y parterres, en setos o en ejemplares aislados moldeados con formas decorativas. Yo todavía no he podado mi boj. Solo me he limitado a cortarle las puntitas que sobresalían—y esto solo una vez en 8 años—con el objetivo que la planta mantuviera la forma redondeada que tiene naturalmente. Cuando podemos el boj, la poda de formación conviene hacerla en los meses de primavera y la de mantenimiento en los meses de otoño.

Reproducción del boj
Se puede reproducir por semilla, pero dado el crecimiento tan lento de esta planta se tardaría demasiado en tener un ejemplar de un tamaño mediano. Lo normal es la reproducción por estaca pues arraiga con facilidad. El ejemplar que yo tengo lo empecé así, con unos pequeños esquejes productos de una poda de mantenimiento. Para que arraigaran con toda seguridad, cubrí la base del esqueje, ligeramente mojada, con hormonas de enraizamiento antes de introducirlos en la tierra de una maceta. Antes de trasplantarlo al jardín, mantuve la maceta al resguardo del frio durante el invierno.

La photinia o fotinia

La photinia, o fotinia como comúnmente se la conoce, es una planta espectacular en primavera. Compramos 3 fotinias una primavera, en el mes de abril concretamente, cuando estaban cuajadas de racimos de flores blancas y hojas rojas tan bonitas. Eran muy pequeñas, a penas medían medio metro de alto. Sabíamos que la fotinia es de hoja perenne y podrían alcanzar de 2 a 3 metros de altura. Las compramos con la intención de hacer un pequeño seto que cubriera una antena parabólica. Tardaron unos años en crecer la altura necesaria, pero ahora tengo que podarlas todos los años para impedir que se pongan demasiado altas.

Photinia fotinia

Cultivo y cuidados de la photinia
La fotinia puede cultivarse como arbusto y formar un seto con varias plantas o como un pequeño árbol. Mis tres fotinias crecen como arbustos en una zona muy soleada. Han soportado bien los inviernos, con temperaturas bajo cero algunos días. No me parece que sean plantas muy exigentes, ni en cuanto al terreno, abonos o cantidad de agua. El primer año me sorprendió ver como caían sus hojas en abril, justo antes de la floración. No afectó para nada a la belleza de las plantas que inmediatamente se llenaron de nuevas hojas rojas y flores blanca. Este otoño pasado las aboné por primera vez con una capa de mantillo. En la primavera les puse abono granular. Este abril tuve unas fotinias espectaculares como se puede observar en la foto.

Enfermedades y plagas de la photinia
Según he leído es común que a las photinias le afecte un hongo que penetra por la raíz, pero yo no he observado este problema en mis plantas. Sin embargo si he observado manchas en las hojas que por lo visto son producidas por ácaros. Cuando he tenido esas manchas, las he tratado con un insecticida contra la cochinilla. También en el otoño las he rociado con aceite de invierno y cobre para protegerlas contra ambos problemas, los hongos y los ácaros.

Poda de la photinia
Recomiendan podar las photinias con frecuencia para promover su espectacular follaje. Es mejor podar durante el periodo de crecimiento y no durante el reposo invernal.

El durillo (Viburnum tinus)

El durillo (Viburnum tinus) siempre está bonito. En el otoño, cuando casi todo pierde la hoja y empieza el reposo invernal, el durillo cobra vida. Desde octubre hasta abril pasa por varias fases. Empieza por dar unos racimos de capullitos rosas que más tarde se abrirán dando paso a una florecitas blancas y por último a un fruto, unas bolitas de color azul oscuro metálico. Durante el verano no pierde los racimos de bolitas azules que permanecen hasta la nueva floración. Como ya he dicho, el durillo siempre está bonito.

durillo Viburnum tinus

Hace 6 años plantamos un durillo muy pequeño—media unos 25 centímetros de alto—en un lugar del jardín a pleno sol. No le pusimos agua de riego automático pues recibía la suficiente del riego del césped. En apenas cinco años, sin recibir grandes cuidados se convirtió en un gran arbusto que hubo que trasplantar, pues el lugar donde estaba se le había quedado pequeño. En su nueva ubicación tiene bastante sombra y mucha menos agua, pero este cambio no ha afectado para nada su vigor. El durillo de la foto es ese durillo, trasplantado hace exactamente 12 meses.

Cultivo y cuidados del durillo
El durillo es autóctono de la Península Ibérica. Debe ser esta la razón por la que me resulta tan resistente y fácil de cuidar. Parece llevar bien cualquier eventualidad climatológica, la sequia, los fríos, las heladas, el sol y la sombra. También es resistente a las plagas y enfermedades y soporta bien los trasplantes debidamente realizados. Su mejor ubicación seria al sol o semi sombra en un suelo bien drenado. Se abona en primavera, cuando abonamos el resto del jardín. Como prevención a las posibles plagas, que yo no le he visto nunca en el durillo, se aplica aceite de invierno en febrero a la vez que fumigamos los rosales y otros arbustos. Se reproduce por semilla, por estacas, por injerto y por acodo.

Poda del durillo
El durillo resiste bien la poda bien sea para darle buena forma o para controlar su crecimiento. Sin embargo hay que tener en cuenta que no se puede hacer en cualquier momento, pues corremos el riesgo de que pase una temporada sin florecer. El momento de hacer la poda del durillo es justo después de la floración.

Trasplante del durillo
El momento de trasplantar el durillo es el invierno, en el mes de enero para ser más exactos aunque el arbusto estará repleto de flores. Se trasplanta como cualquier otro arbusto. Se hace un círculo alrededor con una pala y sacando un cepellón lo más grande posible. Antes habremos rebajando la copa cortando las ramas necesarias. En la nueva ubicación se hace un hoyo lo suficientemente grande para que las raíces tengan espacio. Alrededor de las raíces echamos activador de raíces y lo cubrimos con sustrato. Si lo plantamos en una zona donde haya césped, yo aconsejo rodear el cepellón con bordura para que las raíces del césped y del durillo no compitan por el mismo agua de riego.

Las adelfas (Nerium Oleander)

Tengo dos adelfas en mi jardín–no se cual de las dos es más bonita. Son arbustos con unas flores preciosas que dan color a mi jardín desde la primavera hasta el otoño. Aunque no dan flor en el invierno, si son de hoja perenne, lo que ayuda al aspecto generas del jardín durante los meses de invierno.

La adelfa necesita pocos cuidados
La adelfa me parece una de las plantas más resistentes que he conocido. Resiste el calor, el viento, el frío, el sol implacable de la meseta castellana y la sequía. Esta que se ve en la foto ha sido trasplantada dos veces y no en la mejor época o de la mejor manera—no es que lo recomiende hacer. Eso sí, le costó un poco recuperarse de los “malos tratos”, pero como se puede observar está ahora tan bonita. Todavía no ha abonado ni podado ninguna de mis dos adelfas, aunque es recomendable hacerlo y lo haré este otoño. Las podaré más que nada para darle una forma bonita.

Adelfa Nerium Oleander

No me parece que la adelfa requiera muchos cuidados, aunque sé que le gusta el sol. Lo sé porque donde está plantada una de mis adelfas hay bastante sombra y veo como la planta busca el sol al crecer sus ramas hacia la parte soleada. Digo que resiste la sequía, pero según he leído necesita agua abundante para su floración. De mis 2 adelfas una recibe agua regularmente, cada 3 días, y la otra sólo cuando me acuerdo, pues no está dentro de mi zona de jardín sino en el exterior y fuera del alcance del riego automático. Es imposible saber cuál de las dos se riega con regularidad, pues las dos están igual de sanas y bonitas y florecen abundantemente.

Cómo reproducir la adelfa
Si uno quiere reproducir una adelfa lo puede hacer por semilla. Aunque es de crecimiento rápido, quizás sea preferible hacerlo mediante esqueje y así evitar el impacientarse al querer ver resultados. En esta zona las adelfas no son caras, pues son plantas mediterráneas, autóctona de la zona. Casi es preferible simplemente ir al vivero y comprarla, a no ser que uno disfrute con el proceso de reproducir una planta nueva.

Enfermedades y plagas de la adelfa
Se supone que las enfermedades o plagas que afectan a la adelfa son el pulgón y la cochinilla, pero yo no he visto ninguna de los dos en mis adelfas, aunque si haya tenido las dos plagas en otras plantas de mi jardín. Como digo la adelfa, además de bonita es resistente y fácil de cuidar. Sin embargo hay que tener precaución con las adelfas pues es una planta muy tóxica que puede producir incluso la muerte. Hay que tener especial cuidado con los niños y los animales de compañía.